Juegos en el coche: el gaming es también la última tendencia en la industria automovilística.

Un reciente estudio de Cisco Systems sugería que la industria automovilística no está satisfaciendo las necesidades de los consumidores en cuanto al nivel tecnológico. Mientras el sector de los móviles ha cambiado radicalmente en la última década con el auge de las pantallas táctiles y la conectividad, en el coche la mayoría de sistemas todavía utilizan controles físicos y tienen un diseño muy rudimentario en comparación con lo que tenemos en tablets, smartphones y ordenadores.

En medio de la búsqueda de esta transición, algunos fabricantes han encontrado en los videojuegos una manera de impulsar una renovación en sus vehículos. Marcas como Mercedes o Tesla han empezado a experimentar con juegos en sus coches y ya hay desarrolladores como Ustwo, creadores de títulos como ‘Monument Valley’, que disponen de todo un departamento enfocado a pensar cómo podrán los videojuegos introducirse en el panel del coche.
El problema de crear para tantos sistemas diferentes

Tim Smith es el fundador de Ustwo Auto, un equipo dedicado a “explorar la experiencia y el comportamiento del usuario en el coche, el automóvil conectado, autónomo y la movilidad”. Porque más allá de crear juegos para móviles, la empresa no deja de ser una compañía de diseño. Durante la celebración del congreso Web Summit en Lisboa, Tim Smith explicó el “increíble potencial de los juegos para los sistemas HMI (Human Machine Interface) en el coche” y cómo esperan “una revolución en el UX y UI en el coche, igual que la hubo en los móviles”.

Uno de los desafíos de estos controles es cómo adaptarlos sin interferir en la conducción. Y no se trata simplemente de una sugerencia, pues la Comisión Europea establece una serie de requisitos; “El sistema debe estar diseñado para apoyar el conductor y debe ser diseñado de tal manera que la atención al sistema de pantallas o controles siga siendo compatible con la demanda atencional de la situación de conducción“.

Los actuales diseños de los paneles del coche no ofrecen un uso intuitivo y sencillo, es por eso que desde Ustwo han explorado nuevas formas de controlar el sistema y poder mejorar la experiencia multimedia dentro del coche. Porque una de las preguntas que todos nos realizamos es; ¿cómo vamos a jugar mientras conducimos? La respuesta que nos transmiten es una combinación de varios factores. Por un lado está el auge de la conducción autónoma, que ofrecerá menos demanda atencional sobre la carretera y por otro la mejora de los sistemas de interacción.

Al igual que hoy en día podemos realizar llamadas de voz a través del manos libres, desde compañías como ustwo explican que mediante los sistemas de voz inteligente o el control por gestos inalámbricos podremos interactuar con el sistema sin perder control sobre la conducción, abriendo la posibilidad a crear juegos basados en estos controles.

Otras de las posibilidades exploradas para mejorar la interacción sin distraer son mostrar información en el cristal del coche, lo que se conoce como HUD (Head-Up Display), atenuar la luz interior o hacer un seguimiento de párpados cerrados para detectar cuando el conductor puede estar cansado o distraído. Y es que como comenta Tim Smith: “hay una delgada línea entre ser de ayuda y ser una distracción”.

Conceptos como el Land Rover Discovery o el BMW ‘Vision M Next’ ya muestran ideas de cómo utilizar cámaras y sensores para incorporar información extra, como si fuera realidad aumentada.

Sin embargo los juegos requieren de una interacción y aquí es donde sistemas como Tobii también pueden ser útiles. Tobii es un sistema de seguimiento de los ojos, que ya ha sido probado con coches y juegos. “La integración del seguimiento del ojo en los juegos es revolucionaria, no solo para los propios jugadores sino para los propios desarrolladores”, explica Bruce Hawver, CEO de SteelSeries.

La interacción no solo funciona en el sentido de que el juego pueda recibir comandos del conductor, también va en dirección contraria. El gaming en el coche no trata únicamente de mostrar cosas en una pantalla, sino en dar una respuesta al conductor entretenida. Durante el Mobile World Congress 2019 de Barcelona, Mercedes mostró una demo del Mario Kart en un coche. En concreto de SuperTuxKart, la variante open source. Pero más allá de lo gracioso que es controlar el juego con el volante o los pedales, desde Mercedes querían dar a entender que estábamos ante “algo más que una videoconsola con ruedas”.

La respuesta del videojuego se transmite en detalles como que al acelerar, el aire del coche era más potente o que la luz del vehículo se adaptaba en función de si en el juego pasábamos por una cueva, un desierto o un charco de agua. El objetivo de la demostración de SuperTuxKart era mostrar las posibilidades de MBUX (Mercedes-Benz User Experience), pero como explicaba Sven-Eric Molzahn, uno de los desarrolladores, “la idea es que estos juegos puedan funcionar en cualquier tipo de vehículo, sin necesidad de adaptar el hardware”.