«La tecnología por sí sola no basta. También tenemos que poner el corazón»